Configuración como gran empresa

Dada la disparidad de criterios utilizados por el legislador para configurar a una mercantil de gran empresa, hemos pretendido en este boletín facilitar las líneas maestras de la regulación al respecto.

Normativa mercantil

Después de la aprobación de la Ley 16/2007 sobre regulación en materia mercantil se determinan aquellas entidades que están obligatoriamente sujetas, no solo a redactar sus cuentas anuales conforme al modelo ordinario (no ordinario), lo cual ya implica facilitar información adicional en la redacción de las mismas, sino la obligación de auditarlas.

Esto significaría un deber incluso mayor en la diligencia a la hora de registrar y verificar las operaciones contables de acuerdo a la normativa mercantil, en aras de que las cuentas anuales ofrezcan la imagen fiel de la empresa.

El trabajo del Auditor de Cuentas se centrará en verificar si las cuentas anuales reflejan la imagen fiel que establece la legislación vigente e implicará unos trabajos intensos por parte del Auditor y su equipo, para analizar que la contabilidad de la empresa se ha realizado bajo un extricto y riguroso cumplimiento de las obligaciones mercantiles, contables y fiscales.

Se incluyen los límites antiguos y nuevos, para la inclusión o no de la obligatoriedad de Auditoría, siempre y cuando estos requisitos se den durante 2 ejercicios completos.

Criterio Límites anteriores Límites actuales
Patrimonio 2,373,997 € 2,850,000 €
Cifra de negocio 4,747,995 € 5,700,000 €
Empleados 50 50

Normativa fiscal

En este epígrafe vamos a diferenciar según establece la normativa fiscal en el Impuesto sobre el Valor Añadido y el Impuesto sobre Sociedades, en función de los distintos criterios aplicados por el legislador.

Impuesto sobre el Valor Añadido

La normativa del IVA, Ley 37/1992 de 28 de diciembre, en su artículo 121 establece que aquellas entidades que superen la cantidad de 6.010.121,04 euros de facturación, volumen de operaciones, durante el año natural de 2009, tendrán la consideración de Gran Empresa a efectos de este tributo. No debemos confundir esta determinación como gran empresa con el régimen simplificado regulado por el artículo 122 del mismo cuerpo legal.

Este hecho supondrá que obligatoriamente deban, a partir de 1 de enero de 2010, tener tal consideración, derivándose, a groso modo, las consecuencias siguientes:

  • Liquidación del impuesto: Obligatoriamente quedarán sujetos a la presentación por vía telemática y con periodicidad mensual de sus autoliquidaciones del Impuesto sobre el Valor Añadido.
  • Declaración censal: Estarán obligados a comunicar la condición de gran empresa mediante modelo 036 durante el mes de enero de 2010, y en cualquier caso, antes del vencimiento de plazo voluntario de la primera declaración que quedara afectada.
  • Retenciones e ingresos a cuenta: Del mismo modo estará obligado el retenedor u obligado a ingresar a cuenta a autoliquidar con carácter mensual las retenciones o ingresos a cuenta que correspondan e igualmente deberá realizarlo por vía telemática.
  • Pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades: Para aquellas empresas que durante el periodo de doce meses anterior a la fecha en que se inicie el periodo impositivo en el cual deba efectuar pagos fraccionados, superen un volumen de negocio de 6.010.121,04 euros, deberán presentar los pagos fraccionados del Impuesto sobsre Sociedades obligatoriamente a través de vía telemática y con periodicidad mensual.

Impuesto sobre Sociedades

El artículo 108 del Real Decreto Legislativo 4/2004, por el que se aprueba el Texto Refundido la Ley del Impuesto sobre Sociedades, establece que se configuran como pequeñas y medianas empresas a efectos de la aplicación del tipo reducido en la cuota del impuesto, las empresas cuyo volumen de negocio en el ejercicio anterior no hubiera superado los 8 millones de euros. Estas empresas podrán aplicar y acogerse a los beneficiosos fiscales contemplados en los artículos 109 y siguientes, entre los cuales podemos subrayar la libertad de amortización, amortización de bienes de escaso valor al 100 por 100 y la aplicación de la escala reducida de la tarifa del Impuesto sobre Sociedades, recientemente modificada.

Puede leer más sobre los incentivos aplicables a las empresas de pequeña dimensión (pymes).

Conclusiones

Sería conveniente que el legislador, haciendo gala de cierto y necesario rigor en pro de la certeza jurídica y absoluta dejadez de la arbitrariedad, estableciera un régimen común, o al menos similar, a efectos de determinar criterios inequívocos y a ser posible uniformes para configurar a una mercantil como gran empresa.


También puede consultar uno de nuestros boletines.


Edición: Enero 2010 - Actualización: Marzo 2011
Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
©Suasesor España
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados