Estimación directa vs estimación objetiva

Teníamos pendiente de analizar los distintos sistemas para hallar el resultado económico sobre el cual se calculan los impuestos aplicables de los autónomos, empresarios y profesionales, lo cual se conoce como métodos de estimación.

Y lo traemos en consideración con especial atención a la reciente aprobación de la Ley 14/2013, conocida como Ley de apoyo al Emprendedor, que ha creado ex novo el emprendedor de responsabilidad limitada -ya analizada en nuestro último informe-,y la cual supone un hito que puede alterar los planteamientos y previsiones a la hora de iniciar una actividad económica o profesional a través de una forma societaria o bien como persona física.

Teniendo esta cuestión en mente y otras ya analizadas en informes anteriores elaborados por esta firma, como las clases de sociedades que contempla nuestra normativa, las diferencias entre la sociedad limitada y la anónima o la constitución sucesiva de empresas, nos centramos en la determinación del rendimiento del contribuyente autónomo, bien por el método de estimación directa o por el de estimación objetiva.

Estimación directa

El sistema de estimacion directa es una forma de declarar el IRPF tomando en consideración los rendimientos anuales reales, es decir, la diferencia entre gastos e ingresos.

Dentro de la estimación directa, existen dos modalidades, la normal y la simplificada, debiendo quedar sujeto al primero aquellos contribuyentes que rebasen determinados umbrales cuantitativos de ingresos en el computo anual. En cambio podran optar por tributar mediante el método de estimación directa simplificada, el que mayoritariamente utilizan los contribuyentes por la simplificacion de obligaciones fiscales formales que trae consigo, aquellos contribuyentes con una facturacion inferior a 600.000 euros al año.

Normal

En general en este sistema de estimación directa normal que analizamos el rendimiento neto se calcula por diferencia entre los ingresos computables y los gastos deducibles, aplicando, con algunas matizaciones indicadas en la Ley del IRPF, la normativa del Impuesto sobre Sociedades.

En este método son también de aplicación los incentivos y estímulos a la inversión del Impuesto sobre Sociedades, para lo cual remitimos al lector a nuestra informe sobre incentivos fiscales para tu pyme.

Por tanto el rendimiento íntegro anual estará condicionado por el nivel de ingresos computables, ventas y otros ingresos de explotación o extraordinarios, minorados por los gastos deducibles.

Simplificada

En el caso de la estimación directa simplificada, al cálculo del rendimiento neto analizado en el método de estimación directa normal, se le aplican las siguientes especialidades:

  • Las amortizaciones del inmovilizado material se practican obligatoriamente de forma lineal, es decir en función de las tablas de amortización aprobadas.
  • Las provisiones deducibles y los gastos de difícil justificación se cuantifican únicamente aplicando un 5% sobre el rendimiento neto positivo.
  • Los rendimientos irregulares u obtenidos de forma notoriamente irregular serán reducidos si se cumplen los requisitos previstos en la normativa del impuesto.

Estimación objetiva

Ámbito objetivo y subjetivo

Este método de cálculo del rendimiento se aplica exclusivamente a determinados empresarios y profesionales que, además de optar voluntarmiente por ello, cumplan los siguientes requisitos:

  1. Que cada una de sus actividades esté incluida en la Orden del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que desarrolla el régimen de estimación objetiva y no rebasen los límites establecidos en la misma para cada actividad.
  2. Que el volumen de rendimientos íntegros en el año inmediato anterior, no supere cualquiera de los siguientes importes:
    • 450.000 euros para el conjunto de actividades económicas.
    • 300.000 euros para el conjunto de actividades agrícolas y ganaderas.
    • 300.000 euros para el conjunto de actividades de transporte de mercancías por carretera (epígrafe 722 IAE) y de servicios de mudanzas (epígrafe 757 IAE) que estén sometidas al tipo de retención del 1%.
  3. Cuando las actividades tributen por el régimen especial del recargo de equivalencia o por el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca, las cuotas de IVA teóricamente repercutidas por el recargo, y las compensaciones, deberán incluirse dentro del volumen de ingresos de las mencionadas actividades.
  4. Que el volumen de compras en bienes y servicios en el ejercicio anterior, excluidas las adquisiciones de inmovilizado, no supere la cantidad de 300.000 euros anuales (IVA excluido). Si se inició la actividad el volumen de compras se elevará al año, teniéndose en cuenta el importe de las las obras y servicios subcontratados para este límite.
  5. Que las actividades económicas no sean desarrolladas, total o parcialmente, fuera del ámbito de aplicación del IRPF. A estos efectos se entenderá que las actividades de transporte urbano colectivo y de viajeros por carretera, de transporte por autotaxis, de transporte de mercancías por carretera y de servicios de mudanzas se desarrollan, en cualquier caso, dentro del ámbito de aplicación del IRPF.
  6. Que no hayan renunciado expresa o tácitamente a la aplicación de este régimen.
  7. Que no hayan renunciado o estén excluidos del régimen simplificado del IVA, y del régimen especial simplificado del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC). Que no hayan renunciado al régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca del IVA ni al régimen especial de la agricultura y ganadería del IGIC.
  8. Que ninguna actividad ejercida por el contribuyente se encuentre en estimación directa, en cualquiera de sus modalidades.

En los umbrales cuantitativos del volumen de negocio y volumen de compras deberán computarse las operaciones desarrolladas por el contribuyente, así como por su cónyuge, ascendientes y descendientes y aquellas entidades en atribución en las que participen cualquiera de los anteriores siempre que las actividades sean idénticas o similares clasificadas en el mismo grupo del IAE y exista dirección común compartiendo medios personales o materiales.

Asimismo indicar que cuando en el año inmediato anterior se hubiese iniciado una actividad, el volumen de rendimientos íntegros, y el de compras, se elevará al año.

Cálculo del rendimiento neto

El rendimiento neto se calculará de acuerdo con lo dispuesto en la Orden que desarrolla este régimen, multiplicando los importes fijados para los módulos, por el número de unidades del mismo empleadas, utilizadas o instaladas en la actividad, o bien multiplicando el volumen total de ingresos, incluidas las subvenciones corrientes o de capital y las indemnizaciones, por el índice de rendimiento neto que corresponda cuando se trate de actividades agrícolas, ganaderas y forestales.

Es habitual tener en cuenta en este régimen el número de trabajadores contratados para la actividad medidas en función del número de horas trabajas en el cómputo anual, los metros cuadrados empleados para la actividad, los metros de barra y número de mesas en las actividades de hostelería, el nivel de potencia eléctrica instalada o consumida, etcétera.

La cuantía deducible por el concepto de amortización del inmovilizado será exclusivamente la que resulte de aplicar la tabla que, a estos efectos, apruebe el Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. Orden EHA/3257/2011, de 21 de noviembre, para 2012.

Consideraciones finales

Si debemos optar por uno de estos métodos analizados al inicio de actividad creemos conveniente contar con previsiones de ingresos y gastos que nos proporcionen datos suficientes para no errar.

Tendremos que tener en cuenta que una vez optado por el método de estimación directa, deberemos mantenerlo durante al menos tres años, no así, si optamos por el método de estimación objetiva (módulos).

A pesar de lo cual debemos considerar los gastos inherentes a ambos métodos de estimación, gastos relacionados con la gestión documental y contabilidad del negocio para hallar el resultado, más complejo en el sistema de estimación directa y por lo que previsiblemente pagaremos mayores honorarios a nuestro asesor de confianza.

En otro orden de cosas, si queremos conocer la marcha de nuestro negocio o adoptar una inversión importante, qué mejor que contar con una información veraz y actualizada. Al mismo tiempo mediante el sistema de estimación objetiva pagaremos determinados impuestos con independencia del resultado real de la actividad, lo cual puede ocasionarnos soportar una carga fiscal superior a la que deberíamos optando por el método de estimación directa.

Ante la disyuntiva, optar por uno de estos dos métodos de estimación, creemos que lo más conveniente es contar con un asesoramiento personalizado y riguroso.



Edición: Noviembre 2013
Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
©Suasesor España
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados