Incentivos fiscales de empresas de reducida dimensión

¿Qué se considera una Empresa de Reducida Dimensión (ERD)?

Dado que el 99% del tejido empresarial español son PYMES, el tema a abordar hoy es de vital importancia para la mayoría de nosotros, las PYMES, y concretamente, las empresas de reducida dimensión (ERD). Según un estudio de la fundación de las cajas de ahorro, el 39% de la estructura financiera de una pequeña y mediana empresa corresponde a recursos propios, el 18,3% a recursos ajenos a largo plazo y un 42,7% a recursos ajenos a corto plazo. Por tanto, existe una considerable dependencia del endeudamiento a corto plazo, todo esto junto a una fuerte carga fiscal nos hace comprender lo fundamental del conocimiento del régimen de los incentivos a las empresas de reducida dimensión, ya que en 2.009 la cifra de cierre de PYMES por no poder soportar la carga fiscal e incapaces de hacerse cargo de los impagos, fue de trescientas al día.

Un pequeño brote verde que empieza a tener España es en cuanto creación de empresas y por tanto un crecimiento sostenido del empleo, en el mes de Junio de 2010, según el INE, se han creado 7.140 sociedades mercantiles, un 4,2% más que en el mismo mes de 2009.

La primera premisa para poder encuadrarnos dentro de una ERD y por tanto beneficiarnos de sus incentivos, es el importe de la cifra de negocios (ICNG). Según el articulo 108 de la TRLIS, tras la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 13/2010 de 3 de diciembre, el importe neto de la cifra de negocios habida en el período impositivo inmediato anterior tiene que ser inferior a 10 millones de euros, antes 8 millones de euros, anuales.

El TRLIS, con vistas a determinar la aplicación o no de tales incentivos fiscales, parte la cifra de negocios del periodo impositivo anterior a aquel en que se encuentre el sujeto pasivo. Con esto se pretende que dicho sujeto pasivo conozca al comienzo de un periodo impositivo el régimen fiscal que le será de aplicación sin tener necesidad de hacer ajuste alguno en función del volumen de operaciones del ejercicio en vigor.

En lo relativo a la cifra de negocios, el TRLIS realiza las siguientes precisiones:

  • • El periodo impositivo a considerar debe referirse, al menos, a 12 meses, por lo que, en caso de ser inferior, se deberá elevar la cifra de negocios al año. A pesar de esto, el citado texto normativo no deja del todo claro qué se debe entender por tal elevación al año.
  • • Para el caso de empresas de nueva creación, la cifra de negocios se referirá al primer periodo impositivo en que la entidad desarrolle de manera efectiva la actividad, teniendo en cuenta que procederá a la elevación al año si dicho periodo es inferior a 12 meses.
  • • Si la entidad forma parte de un grupo de sociedades en los términos del artículo 42 del Código de Comercio, con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas, el importe neto de la cifra de negocios. se referirá al conjunto de las entidades que formen parte del grupo.
  • • Cuando la entidad forme parte de un grupo de familiar (1), el importe neto de la cifra de negocios se referirá al conjunto de entidades pertenecientes a dicho grupo.
(1) Cuando una persona física por sí sola o conjuntamente con otras personas físicas unidas por vínculos de parentesco en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el segundo grado inclusive, se encuentren con relación a otras entidades de las que sean socios.

El tipo de gravamen

Uno de los mayores atractivos de este régimen fiscal para las empresas de reducida dimensión lo constituyen los tipos de gravamen aplicables, los cuales gozan también de un carácter reducido respecto del régimen general del impuesto.

Las entidades que cumplan las previsiones previstas en el artículo 108 del TRLIS tributarán con arreglo a la siguiente escala, excepto si de acuerdo con lo previsto en el artículo 28 de la misma Ley deban tributar a un tipo diferente del general.

El artículo 114 del TRLIS establece dos tipos de gravámenes para estas empresas:

  • 1. el tipo de gravamen será el 25% para los primeros 120.202,41 euros de base imponible
  • 2. el 30% para el resto de la base imponible

  • Por otro lado, para evitar que mediante periodos impositivos reducidos los sujetos pasivos del impuesto puedan tributar a tipos impositivos inferiores, en los casos en que dicho período impositivo fuera inferior al año, la parte de base que estaría sometida al tipo del 25% sería la menor de las dos siguientes:

    El resultado de multiplicar 120.202,41 euros por el cociente que resulte de dividir el número de días del período impositivo entre 365 días o la Base imponible obtenida.

    Este régimen ha sido objeto de modificación tras la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 13/2010 de 3 de diciembre.

    Resumen Tipo Gravámenes

    Régimen General:

    El tipo de gravamen general del IS es del 30 % que es aplicable a la totalidad de la base imponible.

    Empresas de Reducida Dimensión:

    EL tipo de gravamen de las empresas de reducida dimensión en el IS depende del importe de su base imponible.

    Por la parte de base imponible comprendida entre 0 € y 120.202,41 €, el tipo de gravamen es del 25%.

    Por la parte de base imponible restante el tipo de gravamen es del 30%. Cuando el período impositivo tenga una duración inferior al año, la parte de la base imponible que tributará al tipo del 30% será la resultante de aplicar a 120.202,41 euros la proporción en la que se hallen el número de días del período impositivo entre trescientos sesenta y cinco días, o la base imponible del período impositivo cuando ésta fuere inferior.

    Tipo de gravamen reducido para algunas ERD que mantengan el nivel de empleo en 2009, 2010 y 2011.

    La Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2010 recoge el incentivo fiscal al mantenimiento del empleo que anunció el Presidente del Gobierno en el Debate sobre el Estado de la Nación de 2009.

    Para las empresas con forma societaria, se reduce en cinco puntos porcentuales los tipos de gravamen de la escala de las empresas de reducida dimensión que mantengan los niveles de empleo, que tributarán al 20% por el beneficio hasta 120.202,41€ y al 25% por el exceso (frente al 25% y 30% respectivamente).

    La escala normal de las ERD y la reducida por mantenimiento de empleo son las siguientes:

    Empresas de reducida dimensión

    Base imponible Tipo gravamen
    0 € y 120.202,41€ 25%
    Resto 30%

    Empresas de reducida dimensión con mantenimiento del empleo

    Base imponible Tipo gravamen
    0 € y 120.202,41€ 20%
    Resto 25%

    Los requisitos para aplicar este beneficio fiscal son los siguientes:

    • 1) El importe neto de la cifra de negocios (INCN) para el conjunto de actividades desarrolladas por un mismo contribuyente sea inferior a 5 millones de euros: A estos efectos, el INCN incluirá también el de las sociedades del grupo, con independencia de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas, y las de las sociedades participadas por una persona física por sí sola o conjuntamente con el cónyuge u otras personas físicas unidas por vínculos de parentesco en línea directa o colateral, consanguínea o por afinidad, hasta el segundo grado inclusive, se encuentren con relación a otras entidades de las que sean socios en alguna de las situaciones a que se refiere el artículo 42 del Código de Comercio, con independencia de la residencia de las entidades y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas. Cuando la actividad no se ejerza durante el año completo, el INCN se elevará al año a efectos de verificar este criterio.
    • 2) La plantilla media sea inferior a 25 trabajadores: A estos efectos, la plantilla media se calculará tomando las personas empleadas, según la legislación laboral, teniendo en cuenta la jornada contratada en relación con la jornada completa y la duración de la relación laboral respecto al número total de días del periodo impositivo. 3) Se mantenga o incremente el nivel de empleo durante los doce meses siguientes al inicio del ejercicio: la plantilla media no sea inferior a la unidad ni a la plantilla media de los doce meses anteriores al inicio del primer ejercicio que comience después del 1 de enero de 2009.
    • Este requisito se valora de forma individualmente para cada ejercicio, de tal forma que si una empresa ha destruido empleo en 2009, puede tener derecho a aplicar este incentivo en 2010 y 2011 si recupera la cifra media de empleados en estos años con nuevas contrataciones.

      Esta escala reducida no se aplica en los pagos fraccionados que se calculen por la modalidad de base (art. 45.3 TRLIS)

      Libertad de Amortización

      No podemos igualmente desconocer el régimen privilegiado de libertad de amortización del que se benefician estas empresas de reducida dimensión. Intentamos simplificar aquí este tratamiento privilegiado.

      Las empresas (ERD) de la que hemos hablado en este artículo pueden acogerse a la amortización libre o acelerada de las adquisiciones de bienes materiales productivos en función de lo siguiente:

      1. Libertad de amortización en Inversiones generadores de empleo
      2. Libertad de amortización en Inversiones de escaso valor
      3. Amortización acelerada en Activo material nuevo
      4. Amortización acelerada en Bienes objeto de reinversión

      Inversiones generadoras de empleo

      Las adquisiciones de inmovilizado material, siempre que se cumplan los requisitos contemplados en el artículo 108 que hemos visto antes, podrán amortizarse libremente siempre y cuando, durante los 24 meses siguientes a la fecha del inicio del ejercicio impositivo en que las adquisiciones de elementos entren en funcionamiento, la plantilla media total de la empresa, medida en función de las jornadas laborales respectivas, se incremente con respecto de la plantilla media de los 12 meses anteriores, y dicho incremento se mantenga durante un período adicional de otros 24 meses.

      La cifra máxima de inversión que podrá acogerse a este régimen será el resultante de multiplicar la cifra de 120.000 euros por el incremento mantenido, calculado con dos decimales.

      Libertad de amortización para inversiones de escaso valor

      En virtud del artículo 110 del TRLIS los elementos del inmovilizado material nuevos pueden amortizarse en su totalidad en el período impositivo en que se pongan a disposición del sujeto pasivo siempre que su valor unitario no exceda de 601,01 euros y la puesta a disposición se realice en un período impositivo en el que sea aplicable el régimen especial de empresas de reducida dimensión, hasta el límite máximo 12.020,24 euros de amortización por este concepto por periodo impositivo.

      Amortización acelerada del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias y del inmovilizado intangible

      La amortización acelerada afecta a los siguientes bienes del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias y del inmovilizado intangible:

      • - Los adquiridos a terceros que se pongan a disposición de la compañía en un periodo impositivo en el que sean de aplicación los incentivos fiscales de las empresas de reducida dimensión.
      • - Los encargados por la sociedad en virtud de un contrato de ejecución de obra siempre que se suscriba en el periodo impositivo en que se considere a la empresa como de reducida dimensión y la puesta a disposición no se demore más allá de 12 meses desde la finalización del periodo.
      • - Los construidos por la empresa.

      En estos casos, los sujetos pasivos del IS podrán amortizar dichos elementos nuevos en base al coeficiente que resulte de multiplicar por dos el coeficiente máximo derivado de las tablas oficiales.

      La aceleración de amortizaciones también se aplica a la adquisición de elementos del inmovilizado intangible, si bien en este caso el TRLIS distingue entre:

      • Los elementos del inmovilizado intangible que se encuentren recogidos en las tablas oficiales de amortización como, por ejemplo, las aplicaciones informáticas o producciones cinematográficas, a los que se aplicará la aceleración de amortizaciones en los mismos términos que a los elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias.
      • Los activos intangibles de vida útil definida y el fondo de comercio que cumplan los requisitos establecidos en los apartados 4 y 6 de los artículos 11 y 12 del TRLIS, respectivamente, podrán deducirse un 150% del importe que resulte de aplicar dichos apartados.

      Por tanto, no resulta aplicable esta aceleración a los activos intangibles con vida útil indefinida.


      Amortización acelerada de bienes objeto de reinversión

      El artículo 113 del TRLIS establece la posibilidad de amortizar aceleradamente cuando se cumplan los siguientes requisitos:

      1. La transmisión se debe realizar en un periodo impositivo en que se considere a la entidad como de reducida dimensión.
      2. Sólo afecta a elementos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias.
      3. Debe tratarse de una transmisión onerosa, por lo que se descarta la posibilidad de enajenaciones a título gratuito.
      4. Tanto los elementos enajenados como aquellos en los que se materialice la reinversión deben estar afectos al desarrollo de la explotación económica de la entidad.
      5. La reinversión ha de realizarse en el plazo marcado por el artículo 42.6 del TRLIS. Es decir, durante el año anterior o los tres posteriores a la enajenación.

      El beneficio fiscal otorgado por el artículo 113 permite que los activos en que se materialice el importe obtenido por la enajenación puedan ser amortizados en función del coeficiente que resulte de multiplicar por tres el coeficiente de amortización lineal máximo previsto en las tablas de amortización oficialmente aprobadas.

      Nuevas medidas económicas

      El pasado Viernes 3 de diciembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto-Ley 13/2010, de 3 de diciembre, por la que se aprobaban diversas novedades en materia de impuestos que debemos considerar en este boletín.

      Entre las novedades más significativas podemos comentar las siguientes:

      Reducción del Impuesto sobre Sociedades

      A partir de 1 de enero de 2011 para las pymes, es decir, aquellas cuyo volumen de negocio no sea superior a diez millones de euros anuales se modifican los tipos impositivos, que pasan del 25% para los primeros 120.202,41 euros de beneficios y del 30% sobre el exceso, al 25% sobre los primeros 300.000 euros de beneficios y del 30% sobre el resto.

      Base imponible Tipo gravamen
      0 € y 300.000 € 25%
      Resto 30%

      En cualquier caso durante los períodos impositivos de 2009, 2010 y 2011, las entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en dichos períodos sea inferior a 5 millones de euros y la plantilla media en los mismos sea inferior a 25 empleados, tributarán con arreglo a la siguiente escala:

      Por la parte de base imponible comprendida entre 0 y 120.202,41 euros, al tipo del 20 por ciento y el 25% sobre el exceso. Sin embargo, a partir de 2011, los tipos aplicables serán sobre la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros, al 20% y sobre la parte de base imponible restante, el tipo del 25 por ciento.

      Base imponible Tipo gravamen
      0 € y 300.000 € 20%
      Resto 25%

      Leer el análisis efectuado por nuestro Gabinete de Estudios sobre el Real Decreto-Ley 13/2010.


      Asimismo le recomendamos la lectura de las implicaciones del Fraude Fiscal.

      Edición: Diciembre 2010 - Actualización: Tras el Real Decreto-Ley 13/2010
      Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
      ©Suasesor España & Ediciones Papel de Oro
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados