Principales novedades para la Renta de 2011

Líneas generales

Ya pusimos de relieve en un boletín anterior algunas novedades en materia de renta que todavía permanecen en vigor y que debemos tener en cuenta. Sin embargo en este informe vamos a centrarnos ahora en las novedades que tienen efecto a partir de 1 de enero de 2011 y que deben tenerse en cuenta a la hora de confeccionar y presentar la declaración de la Renta de las Personas Físicas para el año 2011, cuya campaña de presentación comienza el próximo 3 de mayo y se extenderá hasta el 2 de julio.

Modificaciones sustantivas

Obligados a declarar

El artículo 96, que permanece inalterado con respecto al ejercicio anterior, regula aquellos contribuyentes que se encuentran obligados a declarar en función de la cuantía de sus percepciones a lo largo del ejercicio, ser beneficiarios de determinadas deducciones de obligada declaración, entre otros.

Como establece la normativa los contribuyentes estarán obligados a presentar y suscribir declaración por este Impuesto, con los límites y condiciones que reglamentariamente se establezcan.

No obstante, no tendrán que declarar los contribuyentes que obtengan rentas procedentes exclusivamente de las siguientes fuentes, en tributación individual o conjunta:

  • 1.Rendimientos íntegros del trabajo, con el límite de 22.000 euros anuales, cuando provengan de un solo pagador y de 11.200 euros cuando provengan de 2 o más pagadores con las especificaciones que se dirán.
  • 2.Rendimientos íntegros del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención o ingreso a cuenta, con el límite conjunto de 1.600 euros anuales, como los intereses de la cesión de capitales a terceros.
  • 3.Rentas inmobiliarias imputadas en virtud del artículo 85 de esta Ley, rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el límite conjunto de 1.000 euros anuales.
  • El límite a que se refiere el párrafo a) del apartado 2 anterior será de 11.200 euros para los contribuyentes que perciban rendimientos íntegros del trabajo en los siguientes supuestos:

  1. Cuando procedan de más de un pagador. No obstante, el límite será de 22.000 euros anuales en los supuestos de que la suma de las cantidades percibidas por el segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no supere en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales, así como cuando se trate de contribuyentes cuyos únicos rendimientos del trabajo consistan en las prestaciones pasivas a que se refiere el artículo 17.2.a) de esta Ley.
  2. Estarán obligados a declarar en todo caso los contribuyentes que tengan derecho a deducción por inversión en vivienda, por cuenta ahorro-empresa, por doble imposición internacional o que realicen aportaciones a patrimonios protegidos de las personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados o mutualidades de previsión social, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia que reduzcan la base imponible, en las condiciones que se establezcan reglamentariamente.

Además estarán obligados a declarar, en todo caso, aquellos contribuyentes que ejerzan actividades económicas, empresariales o profesionales.

Escala general

En virtud de las modificaciones introducidas en la normativa la escala general de gravamen es la siguiente:

Base liquidableCuota íntegraResto de base liquidable% de tipo aplicable
 017.707,2012
17.707,202.124,8615.300,0014
33.007,204.266,8620.400,0018,5
53.407,208.040,8666.593,0021,5
120.000,2022.358,3655.000,0022,5
175.000,2034.733,36En adelante23,5

Escala autonómica

Al tratarse de un impuesto parcialmente cedido a las Comunidades Autonómas debemos acudir a la normativa específica de cada autonomía, en función de nuestro lugar de residencia, para conocer el tipo impositivo adicional aplicable. Puede consultar las distintas escalas autonómicas en la página web de cada Consejería de Economía y Hacienda.

Base del ahorro

Como ya pusimos de relieve en su momento debemos advertir que se modificó el artículo 66.1 de la Ley del Impuesto por la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011, por lo que el tipo aplicable a la base del ahorro, teniendo en cuenta la parte estatal y la parte autonómica de la escala, será como sigue; hasta 6.000 euros el 19%; y de 6.001,01 euros en adelante el 21%.

Rendimientos del capital inmobiliario

Debemos considerar que con efectos desde el 1 de enero de 2011 se elevó la reducción del rendimiento neto (calculado por diferencia entre la totalidad de ingresos íntegros y los gastos necesarios que tengan la consideración de deducibles) procedente del arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda, que pasó del 50 al 60 %.

Deducción por adquisición de vivienda

Especial consideración nos merece la deducción por adquisición, y gastos para la realización de obras de amplicación y rehabilitación en vivienda habitual, la cual se mantiene en los exactos términos que en 2009, no así para 2011, ya que se han establecido modificaciones de interés, sobre todo para adquisiciones y obras que se realicen con posterioridad a 1 de enero de 2011.

Se restablece esta deducción con independencia del importe de la base imponible elevándose en cambio la base de la deducción que pasa de 9.015 a 9.040 euros anuales.

En los supuestos de obras e instalaciones de adecuación de la vivienda habitual con motivo de discapacidad, la base de deducción se eleva de 12.020 a 12.080 euros anuales, siendo esta base máxima de deducción independiente de la fijada para los demás conceptos deducibles por inversión en vivienda habitual.

Deducción por arrendamiento de vivienda habitual

Los contribuyentes podrán deducir el 10,05 % de la cuota estatal por las cantidades satisfechas en el período impositivo por el alquiler de su vivienda habitual, siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales, acumulativamente de las deducciones autonómicas que por este concepto pudiera haber aprobado cada Comunidad Autónoma para el ejercicio 2011.

La base máxima sobre la que se aplica esta deducción es de:

  • 9.040 euros anuales, cuando la base imponible sea igual o inferior a 17.707,20 euros anuales.
  • Cuando la base imponible se comprenda entre 17.707,20 y 24.107,20 euros anuales la base se calculará según la siguiente fórmula: 9.040 - [1,4125 x (Base Imponible - 17.707,20)]

Para todos aquellos contratos de arrendamiento suscritos con posterioridad a 1 de enero, la reducción comentada se eleva hasta el 100 por 100 cuando el arrendatario tenga una edad comprendida entre 18 y 30 años y unos rendimientos netos del trabajo o de actividades económicas en el período impositivo superiores a 7.455,14 euros, importe del indicador público de renta de efectos múltiples para el ejercicio 2011 (IPREM).

En el caso de que el contrato de arrendamiento se celebrara antes del 1 de enero de 2011 se mantendría la reducción del 100% hasta la fecha en que el arrendatario cumpla 35 años.

Como apunte debemos no pasar por alto los requisitos que la normativa propia de cada Comunidad Autónoma exige para proceder a la deducción por alquiler de vivienda habitual para jóvenes, en especial, que el arrendador deposite la fianza legal recibida del arrendatario en la Caja General de Depósitos de la correspondiente Comunidad Autónoma.


Puede obtener más acerca de los siguientes temas de interés:


Edición: Mayo 2012
Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
©Suasesor España
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados