Procedimiento para el aplazamiento o fraccionamiento de deudas con la Agencia Tributaria

Con el punto de vista en el fin del plazo voluntario para la presentación y abono de las autoliquidaciones correspondientes al primer trimestre de 2011 vamos a analizar en este boletín el procedimiento para la solicitud de aplazamiento o fraccionamiento de deudas tributarias.

Una vez comunicados los importes a pagar, en su caso, de los impuestos trimestrales y careciendo el cliente de los recursos económicos suficientes para el abono de los mismos, como requisito material para la concesión del posible fraccionamiento o aplazamiento (art. 65.1 LGT), podrá requerirnos, siempre a petición expresa y por escrito del interesado, requisito formal, para que en su nombre solicitemos el aplazamiento o fraccionamiento de las deudas. Podemos distinguir entre las deudas tributarias inferiores a 18.000 euros y aquellas otras superiores para poder detallar los requisitos formales necesarios y el procedimiento a seguir.

Recordamos que con anterioridad a la Orden EHA/1030/2009, estaba pendiente que el Gobierno usara la habilitación contenida en el artículo 13.1 de la Ley 47/2003, de 26 de noviembre y que fijaba la cuantía en 6.000 euros.

Debemos indicar que para aquellos aplazamientos vigentes a la fecha de entrada en vigor de esta norma, 1 de mayo, se regirán por la normativa anterior en cuanto al mantenimientos de las garantías que les hubiesen sido solicitados.

Deudas inferiores a 18.000 euros

Para aquellas deudas de cuantía inferior a 18.000 euros, deberá hacernos llegar mediante fax o correo electró y con una antelación mínima de 48 horas antes del fin del período voluntario de pago, su solicitud que obligatoriamente tendrá que contener los siguientes datos:

  • Nombre completo
  • Importe deuda a aplazar o fraccionar
  • Impuestos (Modelos)
  • Motivación
  • Calendiario de pagar a proponer a la Agencia Tributaria

Deudas superiores a 18.000 euros

Para deudas superiores a 18.000 euros el contribuyente deberá aportar junto con la información indicada en el anterior epígrafe, garantías en cuantía suficiente que ascenderán a la totalidad de la deudas, los intereses de demora y 25% de la suma de ambos importes mediante la entrega de aval bancario, seguro de crédito o caución o bien hipoteca mobiliaria o inmobiliaria a favor del Tesoro Público. En todo caso será el departamento de recaudación de la Administración de la Agencia Tributaria que corresponda al domicilio fiscal del contribuyente quien pueda aceptar o rechazar las garantías aportadas por considerarlas insuficientes, gravosas para la Hacienda Pública o que puedan implicar un riesgo en su cobro.

Impuestos no aplazables

Existen impuestos los cuales no pueden ser aplazados según el Reglamento de Recaudación salvo que se justifique que su pago pudiera condicionar la viabilidad de la empresa o el mantenimiento del empleo, tales como las retenciones del personal y las retenciones sobre arrendamiento de locales de negocio, entre otros.

Aún así en caso de no poder hacer frente a su pago, recomendamos la solicitud del aplazamiento o fraccionamiento en lugar de su simple falta de ingreso, incluso presentando la liquidación oportuna, ya que de esta forma evitaremos sanciones y recargos siempre indeseados.

Resolución

Presentada la solicitud dentro del plazo, el contribuyente recibirá en los siguientes 30 a 45 días en su domicilio fiscal, la resolución de la solicitud de aplazamiento o fraccionamiento de la deuda, pudiendo ser aceptada o rechazada.

En el supuesto que sea aceptada, procederemos a solicitarle cartas de pago correspondientes en función del aplazamiento o fraccionamiento aceptado por la Administración, y estas cartas de pago serán entregadas con acuse de recibo al cliente, para que sea éste el único responsable de su pago en plazo voluntario. Este despacho guardará copia de todas las cartas de pago entregadas para en el caso de pérdida o deterioro de las mismas, pueda facilitarse sin demora.

Esta solicitud podrá así mismo ser rechazada, entendiéndose desde ese instante la deuda en periodo ejecutivo. El recargo aplicable en este caso ascenderá al 5% de la deuda cuya solicitud ha sido denegada y se mantendrá mientras no reciba la providencia de apremio, que no es más que la notificación por la que se ordena la ejecución de los bienes del deudor en caso de no abonar la deuda.

Una vez recibida la providencia de apremio y siempre que abone la deuda en los plazos indicados a continuación, el recargo de apremio reducido aplicable ascenderá al 10%.

  • Si recibe la providencia de apremio entre los días 1 y 15 del mes, deberá pagar con anterioridad al día 20 del mismo mes.
  • Si recibe la providencia de apremio entre los días 16 y final del mes, deberá pagar con anterioridad al día 5 del mes siguiente.

En el caso de no abonar la deuda dentro de los plazos indicados el recargo ascenderá al 20%, recargo que será compatible ahora sí, con los intereses de demora, y se procederá contra los bienes del deudor, embargando cuentas bancarias y/o bienes muebles o inmuebles en cuantía suficiente.

Del mismo modo el procedimiento de aplazamiento y fraccionamiento de deudas puede finalizar a instancia del propio interesado, por haber omitido la presentación de algún requisito formal de obligado cumplimiento o por silencio administrativo, que se entenderá negativo.

Incumplimientos

El retraso en el abono o falta de ingreso de un solo vencimiento puede motivar la aplicación de recargos ejecutivos así como en última instancia, la anulación de la concesión del aplazamiento o fraccionamiento, por lo que aconsejamos especial atención en abonarlos en plazo.

El periodo ejecutivo, a partir del cual la administración puede iniciar las actuaciones encaminadas a hacer efectivo el cumplimiento de la deuda a través del procedimiento de apremio, conllevará la aplicación de los siguientes recargos:

  • Recargo ejecutivo del 5 por 100
  • Recargo de apremio reducido del 10 por 100
  • Recargo de apremio ordinario 20 por 100

En los dos primeros supuestos no se aplicarán los intereses de demora.

Intereses

Habiéndose concedido el aplazamiento de la deuda, ésta habrá de ingresarse en los plazos indicados en la resolución del aplazamiento. Este aplazamiento o fraccionamiento, en su caso, de la deuda originará el correspondiente devengo de los intereses que regula el artículo 26.1 LGT.

El interés aplicable será el legal del dinero, en aquellos casos en los que exista garantía, es decir, aval solidario o certificado de seguro de caución. En caso contrario el interés aplicable será el de demora, que el artículo 26.6 LGT fija en el interés legal del dinero más un 25 por 100, salvo que la Ley de Presupuestos haya establecido otro diferente, en cuyo caso se aplicará éste.

Advertencia

La Agencia Tributaria está incorporando a las Resoluciones de los aplazamientos y fraccionamientos de deudas tributarias una cláusula de compensación directa.

Ello implica que en el caso que el contribuyente durante la vigencia del aplazamiento o fraccionamiento, resultase beneficiario de un crédito contra la Hacienda Pública, se entenderá solicitada la compensación de la deuda con el crédito y se procederá de oficio, aunque en la notificación indique a instancia del interesado, a la misma como medio de extinción de la deuda tributaria.

No dude en consultarnos con cualquier duda que precise.

Edición: Abril 2011
Esta información es para uso privado únicamente, estando prohibida su venta total o parcial, distribución o reproducción sin el consentimiento expreso y por escrito de su autor. A su vez esta información no constituye asesoramiento legal alguna, en cuyo caso, recomendamos a su lector de acudir a un profesional.
©Suasesor España
Copyright © 2005-2013 Suasesor España - todos los derechos reservados